Libros para leer, resumidos en 10 min

La Semana Laboral de 4 Horas

La Semana Laboral de 4 Horas

Escapa del 9–5, Vive Donde Quieras, y Únete a los Nuevos Ricos

Tim Ferriss

¿Qué tiene para mí? Obtén el estilo de vida que quieres, sé más productivo y automatiza tu flujo de ingresos.

Si pudieses tener la vida que quisieras, ¿dónde estarías ahora mismo? ¿En un yate en algún lugar del Caribe? ¿Quizás escalando una montaña Suiza o haciendo canotaje en Costa Rica?

No importa cuál sea tu sueño, este resumen te mostrará como dibujar un mapa hacia él. Descubrirás cómo cualquier jinete de cubículo corporativo puede ser más productivo en primer lugar, luego cómo reducir su tiempo de trabajo y eventualmente liberarse por completo de su día de trabajo para perseguir su sueño.

En este resumen aprenderás

  • Por qué el “peor escenario posible” casi nunca es tan malo como crees;

  • Cómo puedes convertirte en un “experto” en lo que sea; y

  • Por qué deberías esforzarte para leer tu correo electrónico solo una vez a la semana.

Para los Nuevos Ricos, ser rico significa vivir una vida espléndida, aquí y ahora.

Un montón de gente piensa que vale la pena tener una vida penosa solo para tener algunos años dorados, saludables de retiro en algún punto del distante futuro.

Millones de esclavos modernos del escritorio sacrifican sus mejores años trabajando en puestos que no disfrutan. Para mantener la fe en lo que hacen, se engañan a sí mismos creyendo que el trabajo debe ser duro y que serán retribuidos en algún punto del futuro.

En realidad, terminan postergando todo lo alegre en sus vidas solo para levantarse un día y darse cuenta de que los buenos tiempos nunca se materializaron.

Los Nuevos Ricos no aceptan esta forma de vida: abandonan sus trabajos de esclavos del escritorio y escogen un estilo de vida exuberante aquí y ahora.

Convertirse en uno de los Nuevos Ricos no significa que necesitas millones de dólares bajo el colchón; una vida plena es frecuentemente más barata de lo que la gente cree.

Las cosas que sueñas – como viajar alrededor del mundo o tener un montón de tiempo para tus hobbies – no son de ninguna forma exclusivas para los millonarios. Estas cosas también están disponibles para los Nuevos Ricos, y no necesitan millones para disfrutarlas.

Lo que realmente necesitas es estar en movimiento y ser flexible – necesitas ser capaz de hacer lo que quieras hacer cuando lo quieras hacer. Esto usualmente solo requiere un ingreso moderado, automático: una fuente de dinero que puedas mantener sin mucho esfuerzo en cualquier parte del mundo.

Esta es la clave para vivir exactamente la vida que quieres.
[nextpage title=”Escribe tus propias reglas, y siempre apunta alto.”]

Los Nuevos Ricos nunca siguen incuestionablemente las reglas de alguien más. En su lugar, escriben las suyas propias, ignoran las expectativas convencionales, y están dispuestos a pisar los dedos de los pies de la gente cuando es necesario.

Adopta esta mentalidad y tú, también, puedes apuntar alto y cumplir incluso las metas más grandes, las cosas llamadas “irreales” como viajar por el mundo, convertirte en el campeón mundial de tango o aprender un nuevo idioma cada año.

Apuntando alto te apartará de quienes que piensan de forma “realista” y se ajustan a la mediocridad.

De hecho, ya que la mayoría de la gente apunta a lo bueno en lugar de a lo grande, la competencia por las buenas metas es de hecho más feroz.

Las cosas “irreales” podrían ser más fáciles de cumplir de lo que crees, porque solo unos pocos se atreven a pensar en grande. Normalmente la cima es solitaria, lo que significa que tendrás menos competencia.

Mientras que la mayoría de las personas tiende a sobreestimar los riesgos de soñar en grande y apuntar alto, los Nuevos Ricos intentar entender cuál podría ser el peor resultado de cualquier decisión tomada con agallas. Por ejemplo, si decidiste viajar por el mundo ahora mismo, y todo sale mal, ¿qué es lo peor que podría pasar?

Intuitivamente, la mayoría de las personas se asustaría por un viaje a lo desconocido, pero frecuentemente es porque simplemente nunca consideran los riesgos que realmente están enfrentando. Cuando das un vistazo crítico a los riesgos, frecuentemente descubrirás que incluso las “catástrofes” del peor caso no son el fin del mundo. Por ejemplo, si pierdes todo tu dinero y descubres que tu viaje no está yendo como esperabas, siempre puedes cancelarlo y empezar algo nuevo.

Adopta esta mentalidad y encontrarás la calma que está ayudando a los Nuevos Ricos a conquistar el mundo.
[nextpage title=”Toma acción hoy, y sal de tu zona de confort.”]

En lugar de vivir sus sueños, la mayoría de las personas pasan sus vidas huyendo de ellos. Toman el camino seguro y viven una vida lamentable, sacando confort de la ilusión de que al menos disfrutarán su retiro.

Si quieres unirte a los Nuevos Ricos, tendrás que dejar de mentirte a ti mismo. El momento apropiado para empezar a vivir tus sueños es ahora mismo. Olvídate de la frase, “Haré esto mañana”. Tienes que empezar a hacer las cosas bien hoy.

Para hacer esto, debes estar dispuesto a pasar los límites de tu zona de confort. Permanecer en tu zona de confort te permite mentirte constantemente para que puedas mantener una fe ciega en que todo estará bien algún día, de alguna forma.

Esta forma de pensar muchas veces es erróneamente etiquetada como optimismo, pero de hecho es flojera mental. Viene del miedo a los retos que debes enfrentar si quieres alcanzar las grandes metas de tu vida.

Enfrenta tus miedos. Haz algo que te asuste cada día. Vivir una vida exitosa significa siempre estar dispuesto a hacer cosas no placenteras, tener conversaciones no placenteras, y descartar las convenciones a las que otras personas se adhieren.

Cuando ves a una persona atractiva desconocida en la calle que te gustaría conocer, no seas como la mayoría de las personas y te sientas intimidado incluso para acercártele. ¿Por qué no simplemente vas y empiezas una conversación?

Lo que más tememos hacer es muchas veces exactamente lo que debemos hacer para volver nuestros sueños realidad.

La cosa más peligrosa que puedes hacer es no hacer nada y esperar y mirar.

“Lo que más tememos hacer es usualmente lo que más necesitamos hacer”.
[nextpage title=”Incluso como empleado, puedes vivir la vida un Nuevo Rico.”]

La vida de los Nuevos Ricos está principalmente caracterizada por la movilidad ilimitada. Esto significa renunciar a la vida de un esclavo del escritorio.

Pero no todo el mundo siente que puede dar ese paso. Las buenas noticias son que, incluso como empleado, puedes viajar por el mundo. Solo intenta ganar la máxima libertad dentro de los límites de una corporación.

¿Cómo puedes lograr esto? Antes que nada, hazte indispensable. Haz que tu compañía invierta dinero en ti, asiste a los entrenamientos y hazte un experto que no puedan permitirse perder.

El momento en el que te haces indispensable, empieza a venderle a tu jefe la idea de trabajo remoto; eso es, trabajar desde casa o desde cualquier lugar del mundo.

Intenta mantener la transición al trabajo remoto tan suave como sea posible, ya que a la mayoría de los gerentes no les agradará la idea al inicio. Esto puede significar sugerir un período de prueba para empezar; por ejemplo, podrías sugerir trabajar de forma remota un día a la semana durante solo un par de semanas, luego de lo cual podrías reunirte con tu jefe para discutir cómo salió.

Durante este período, asegúrate de probar lo mucho más productivo que eres mientras trabajas en casa. Y debes serlo, porque hay menos distracciones en casa que en la oficina. Ya que no tienes que gastar la mitad del día moviéndote, hablando con colegas o asistiendo a reuniones inútiles, deberías poder hacer mucho más en la misma cantidad de tiempo.

Luego de probarle esto exitosamente a tu jefe, expande la cantidad de trabajo remoto paso a paso, hasta que, un buen día, no tengas que presentarte en la oficina nunca más.
[nextpage title=”Sé efectivo, no eficiente: no lo hagas todo bien, haz las cosas correctas.”]

El tiempo no es un buen indicador de productividad. Pasar un montón de tiempo trabajando no significa que estés haciendo las cosas correctas o que las estés haciendo de forma correcta.

En los puestos de trabajo de hoy día, es difícil medir la productividad de un trabajador de cuello blanco. El tiempo que pasan en la oficina es el indicador más obvio, que además es una medida muy popular para usar. Sin embargo, los empleados solo necesitan parecer ocupados llenando su día con tareas sin ningún objeto y pasando tanto tiempo en la oficina como sea posible para engañar a sus jefes y hacerlos creer que están haciendo un gran trabajo.

Los Nuevos Ricos, por otro lado, rechazan todas las limitaciones y absurdas reglas de los trabajos corporativos. Para ellos, ser productivos significa hacer tanto como sea posible con el menor trabajo posible.

No tiene sentido preocuparse por la eficiencia, lo que significa hacer las cosas lo más rápido posible. Las tareas sin importancia siguen siendo no importantes aunque lidies con ellas de forma eficiente. Tu tiempo es mejor invertido en tareas importantes – siendo efectivo. Enfócate solo en esas tareas que te acerquen a tus metas y sueños personales.

Para enfocarte en las cosas importantes, usa la regla 80/20: en la mayoría de las situaciones, 20 por ciento del trabajo produce el 80 por ciento de los resultados. El resto del trabajo – la mayoría de lo que hacemos – usualmente tiene muy poco efecto. Por ende, haz buen uso de tu tiempo enfocándote en las tareas que tienen el mayor impacto.

Si te libras de todo lo demás, puedes pasar el tiempo que ganes en tareas importantes, pasatiempos agradables, o ambas cosas.

“Enfócate en ser productivo en lugar de en estar ocupado”.

_ _
[nextpage title=”El tiempo es dinero: líbrate de los ladrones de tiempo e inicia una dieta baja en información.”]

La mayoría de las cosas que las personas hacen en un día de trabajo regular no tienen ningún impacto; por ende, librarse de ellas no reducirá la calidad de tu trabajo pero te ahorrará tiempo.

Por ejemplo, colectar información mediante la lectura de periódicos toma mucho tiempo. Inicia una dieta baja en información y enfócate en obtener solo la pequeña cantidad de información que es realmente relevante para tu trabajo.

Y asegúrate de que obtienes esta información de la forma más eficiente. No pases horas buscando un tema cuando en lugar de eso puedes llamar a un experto para responder rápidamente incluso preguntas complejas. Esto ahorra tiempo y muchas veces provee mejores resultados.

Durante un día de trabajo promedio, probablemente te encontrarás con muchos ladrones de tiempo: actividades o personas que usan tu precioso tiempo mientras que dan muy poco a cambio. Líbrate de ellos. Las reuniones, por ejemplo, son como agujeros negros donde el tiempo y la energía desaparecen, y la mayoría son completamente innecesarias de todas formas. De hecho, una reunión solo es apropiada cuando una decisión requiere comentarios de muchas personas. Si ese es el caso, asegúrate de que hay una agenda y una agenda fijada para mantener a los participantes enfocados en los resultados y detenerlos cuando balbuceen.

Nunca vayas a reuniones donde no seas absolutamente indispensable. Si la reunión es “exitosa” sin ti, entonces aparentemente puedes saltarte las futuras reuniones también.

Lo mismo vale para las charlas sin fin con los colegas. Evítalas, o enfócate en la tarea a la mano. Cuando la gente se te acerque, no preguntes, “¿Cómo estás?” sino “¿Qué puedo hacer por ti?” Dile a la gente frontalmente, “Lo siento, solo tengo dos minutos, así que vamos al grano”.
[nextpage title=”Líbrate de distracciones como el correo electrónico, y pon a los otros a jugar con tus reglas.”]

Para los Nuevos Ricos, ser productivo significa alcanzar mucho con el mínimo trabajo posible. Esto significa enfocarse en cosas que te acerquen a tus metas personales. Si quieres saber cuán importante es una tarea, pregúntate, “Si esta fuese la única cosa que tuviese que hacer hoy, ¿estaría feliz con este día?”

Si tu respuesta es “sí”, haz de esa tarea una prioridad, y asegúrate de que las tareas de alta prioridad sean realizadas antes que cualquier otra. En un día de trabajo ideal, cumplirás tus metas importantes antes del almuerzo.

Nunca empieces tu día revisando los correos electrónicos. Pues estos son ladrones de tiempo, así que dales la menor atención posible. Si tienes que revisarlos, hazlo solo dos veces al día: una vez antes del almuerzo, y una vez al atardecer. Entonces pasa a leerlos solo una vez a la semana.

Haz que nueva política sea conocida: crea una auto respuesta que le diga a las personas que tu tiempo es muy limitado y valioso para pasarte todo el día revisando el correo electrónico y por ende tu respuesta podría tomar algo de tiempo.

Asegúrate de que las personas no empiecen a llamarte ante cada duda menor que tengan, constantemente interrumpiendo tu concentración. La mayoría de las cosas puede esperar. Haz que las personas te dejen mensajes en el correo electrónico o en notas de voz, que revisarás una vez tus tareas más importantes estén listas. Solo las cosas urgentes deben ser excusa para interrumpirte.

Esto también significa que puedes agrupar tareas. Aparta un período fijo de tiempo para lidiar con todas las tareas pequeñas que se han acumulado en tu lista de asuntos pendientes en lugar de permitir que te interrumpan constantemente mientras trabajas en algo importante.
[nextpage title=”Empieza un negocio que te dé un flujo constante de ingresos y funcione para ti.”]

Si quieres ganarte la vida trabajando solo algunas horas a la semana, necesitas una fuente automática de ingresos. Esto significa que tienes que hacer que otras personas trabajen para ti y hacer que inviertan su tiempo en lugar de tener que invertir tú el tuyo.

Hoy, es bastante fácil empezar un negocio que pueda funcionar sin que tengas que involucrarte mucho. Decide qué trabajo se requiere para que el negocio vaya fluidamente, divídelo de acuerdo al tipo, y encuentra un experto para que se encargue de cada área. Hoy, la mayoría de las cosas pueden ser subcontratadas. Hay muchas compañías que se especializan en fabricar productos, enviarlos, y hacer un servicio después de las ventas, entre muchas otras cosas.

Incluso las tareas complejas y siempre cambiantes pueden ser subcontratadas. Los asistentes virtuales de India, por ejemplo, frecuentemente son baratos y altamente profesionales.

Un asistente personal de ese tipo puede hacer casi todo lo que usualmente harías por tu cuenta. Mientras la tarea y su objetivo estén claros como el cristal, estarán listas sin tu ayuda.

Al iniciar un negocio en el que cada tarea es subcontratada a un experto, puedes hacer que tu involucramiento sea casi innecesario. Para lograrlo, ten dos cosas en mente:

Primero, cada quien tiene que ser capaz de comunicarse con el otro sin tenerte como intermediario. ¡No te hagas un cuello de botella en ninguna parte del proceso!

Segundo, delega responsabilidades. Las personas pueden resolver la mayoría de sus problemas sin tu ayuda, si se lo permites. Estarías sorprendido sobre lo lista que pueden ser las personas si les pides encargarse de ciertas responsabilidades y tomar sus propias decisiones.
[nextpage title=”Encuentra un producto y prueba si hay mercado para él.”]

Para crear un ingreso automático, lo primero que necesitas es un producto.

Una opción es simplemente revender un producto que ya exista en el mercado. Esto es bastante simple, pero los beneficios potenciales pueden ser bastante limitados.

Por ende, muchas veces es rentable crear tu propio producto. Esto es mucho más sencillo de lo que la gente cree. Usualmente toma unas pocas sesiones de lluvias de ideas para tener una plétora de ideas.

Antes de escoger un producto y empezar a fabricarlo, necesitas saber si tu base de potenciales consumidores es lo suficientemente grande para que sea exitoso. Tener un producto no es suficiente; necesitas clientes también.

Para probar el mercado, ofrece tu producto hipotético a clientes reales. Una forma de hacerlo es crear una tienda virtual ficticia que haga todo lo que una tienda web real debería hacer excepto que cuando las personas presionen “Comprar”, un mensaje les diga que el producto está agotado. Esto te mostrará cuánta gente está dispuesta a comprar tu producto. Asegúrate de colectar las direcciones de correo electrónico de estos hipotéticos clientes, así puedes avisarles cuando tu producto esté realmente disponible.

Otra forma de probar tu producto es iniciar campañas ficticias de publicidad en línea. Compara varias publicidades para ver qué versiones de tu producto generan las mejores respuestas y hacen que la gente presione “Comprar” con más frecuencia.

Tim Ferriss usó esta aproximación para encontrar el mejor título para este libro: entre varias opciones, La Semana Laboral de 4 Horas obtuvo la mayoría de los clics.

Como él, nunca deberías empezar a vender un producto sin antes probar si hay clientes para él.
[nextpage title=”Sé un profesional: actúa como uno, y sé meticuloso con tus clientes.”]

No importa qué clase de producto quieres vender, debes ser creíble ante los ojos de tus clientes. Tienen que confiar en ti para confiar en tu producto.

Los títulos académicos como los PhDs son siempre una buena forma para hacerte más creíble, pero puedes también probar tu pericia al escribir artículos sobre temas relacionados con tus productos o realizando seminarios relacionados. En otras palabras, si quieres vender productos de salud, asegúrate de convertirte en un gurú de la salud antes.

Además, la gente tiende a confiar en compañías más grandes que en las pequeñas. Por ende, siempre intenta hacer que tu empresa parezca más grande de lo que es. Sea cierto o no, dale a la gente la impresión de que están lidiando con una compañía con muchos empleados. Por ejemplo, da muchas direcciones de contacto en tu sitio web. Usa títulos que suenen como de mandos medios como “Líder de Atención al Cliente” para dar la impresión de que hay una jerarquía de capas múltiples con muchos empleados en la compañía.

Sobre todo, deberías apuntar a ser un profesional sólido: actúa siempre como uno y usa altos estándares al escoger a tus clientes. La regla del 80/20 aplica a los clientes y también a la productividad: 20 por ciento de los clientes son a menudo responsables del 80 por ciento de las ventas, y de forma similar otro 20 por ciento es responsable del 80 por ciento del problema, las quejas y el estrés que soportas.

Descubre cuáles de tus clientes son responsables de tus ganancias y atiéndelos; mientras tanto, líbrate de clientes que cuentan poco en tus ingresos pero crean muchos problemas.

“La gente venenosa no merece tu tiempo. Pensar de otra forma es ser masoquista”.
[nextpage title=”Vuélvete premium, haz una gran promesa, y mantenla.”]

Una vez hayas encontrado el producto correcto, aún tienes que pensar en muchos otros aspectos de tu generador automático de ingresos.

Para vender tu producto, debes ser capaz de prometerle a tus clientes grandes beneficios al usarlo, y debes mantener esta promesa. Solo cuando seas capaz de resumir estos beneficios en una simple frase debes empezar a venderlo.

Hazlo tan fácil como sea posible para que tus consumidores compren tus productos sin hacerlos tomar un montón de decisiones antes. Mientras más opciones tiene un consumidor – por ejemplo, varios colores – más probablemente cancelará la compra y se irá.

Encontrar consumidores rentables muchas veces significa escoger un segmento premium. Pide un precio premium y crea una imagen premium para que puedas ganar márgenes más grandes y construir un negocio más rentable.

Mientras más alto sea el beneficio de tus productos, menos tendrás que vender para alcanzar tus metas de ingresos, y por ende tendrás que lidiar con menos consumidores.

Además, las personas que estarán más dispuestas a pagar un precio más alto con más frecuencia son las últimas que causarán problemas, que se quejarán o regresarán tus productos. Si compran premium, probablemente no estarán detrás de cada centavo, así que si un producto no llena sus expectativas probablemente no se molestarán en regresarlo.

Puedes incluso arriesgarte a ofrecerle a estos clientes una devolución completa y una compensación extra si quieren devolver tu producto. Si escoges a los clientes adecuados, no sacarán provecho injustamente de esta oferta; en lugar de eso, confiarán en ti y en tu producto aún más.
[nextpage title=”Resumen final”]

El mensaje clave en este libro:

En lugar de vivir la vida de un esclavo del escritorio de nueve a cinco, únete a los Nuevos Ricos, crea un ingreso automatizado y disfruta una vida plena aquí y ahora.

Consejo Ejecutable:

Deja de revisar tus correos electrónicos en la mañana y ten tus tareas importantes listas antes del almuerzo.

Si eres como la mayoría de la gente, probablemente revisas tus correos electrónicos a primera hora de la mañana. Este es un error, porque tus mañanas deberían estar dedicadas a las tareas de mayor prioridad que tienes para el día, y revisar tu bandeja de entrada solo te hará más lento. Idealmente, tendrás todas tus tareas cruciales listas antes del almuerzo, y el resto del día será relajado.

Lectura sugerida para profundizar: Renunciador de Jon Acuff

Descubrir dónde quieres estar realmente en la vida requiere paciencia, trabajo duro y planificación, pero cualquiera puede hacerlo con la dedicación correcta. Lleno con muchas anécdotas personales en un arco de 12 años de saltos de trabajo, Renunciador te demuestra la forma más inteligente para dejar tu trabajo diario por tu trabajo de ensueño.

Libros para leer, resumidos en 10 min

Acelera tu Carrera Profesional